HotDive.com
Polski English Français Deutsch Italiano Español 
Cenotes
Autor: Joanna Kruk (joannakruk), 06-10-2008
Meksyk

La palabra cenote es la deformación en español del término maya D’zonot que corresponde a una cavidad subterránea que contiene un depósito permanente del agua.

Muchos de los cenotes se formaron como consecuencia del choque de un enorme meteorito que impactó en la Península de Yucatán (México) hace 65 millones de años. Millones de años más tarde aparecieron fracturas de la roca caliza que recubría el contorno del cráter, de 180 kilómetros de diámetro, que fueron llenándose con el agua de la lluvia. La piedra caliza que cubría las cámaras fue erosionándose y haciéndose cada vez más delgada, hasta que, transcurrido el tiempo, acabó por derrumbarse, dejando al descubierto las aguas y el complejo de fracturas que conocemos como cenotes. Llamados también estanques, manantiales o lagunas se les encuentran el la mayor parte de la Península de Yucatán. La gran concentración de los cenotes está en la Rivera Maya. La forma clásica es la de una especie de hoyo redondo, pero los hay de todas las formas y tamaños.

Para la civilización Maya los cenotes son lugares sagrados que albergan dioses y espíritus pero su valor no ha sido sólo religioso. Durante generaciones fueron la fuente principal del agua potable, hogar de Chac, el dios de la lluvia y entrada en un mundo subterráneo que hace poco empezó a conocerse.

Hasta la década de los 60 se creía que en los cenotes sólo se habían arrojado vírgenes vivas. Los mayas creían que, al tratarse de sacrificios a los dioses, no morían.

Los nuevos descubrimientos arqueológicos nos demuestran que los mayas también inhumaban a sus muertos, tanto a seres humanos como a animales. Algunos fueron depositados con cuidado, otros simplemente arrojados al agua.

El buceo en los cenotes comenzó a practicarse a mediados de la década de los 80 cuando exploradores profesionales empezaron a realizar los descensos en la Península de Yucatán. De esta manera se descubrieron y estudiaron muchas cuevas subacuáticas.

En la actualidad se estima que se han explorado más de 320 kilómetros de pasajes cubiertos por el agua. Esto incluye cientos de cenotes conectados a más de 50 sistemas de grutas; el número aumenta cada año. La densa jungla tropical oculta muchos de ellos y dificulta su descubrimiento, de modo que puede que nunca conozcamos la cifra total.

Los cenotes ofrecen un ambiente subacuático espectacular. Bucear en ellos es una experiencia inolvidable. Rivera Maya es una de las regiones más atrayentes del mundo para la práctica del espeleobuceo. Fácil acceso, cercanía de varios sistemas de cavernas diferentes, el hecho de que las condiciones del buceo no están afectadas por el clima son algunos de los rasgos particulares de la zona. Otros como la asombrosa visibilidad debajo del agua y la espectacular escenografía de las cavernas hacen de esta experiencia algo impresionante e inolvidable.

Hay dos tipos diferentes del buceo en cenotes: el llamado de “caverna”, en el cual el buceador tiene siempre a la vista la entrada de la cueva. El otro es el buceo en el que se penetra profundamente en una cueva. Para poder entrar más allá del alcance de la luz natural el buzo debe tener un certificado que acredite su capacidad para practicar el espeleobuceo.

Los cenotes más accesibles tienen: instalada una línea de vida permanente que sirve como referencia, la profundidad entre 12-18 m y la temperatura del agua entre 24-25º C, Los corrientes casi no son perceptibles. En los puntos donde el agua dulce se mezcla con el agua salada podemos observar el efecto de aloclina. La imagen es borrosa y puede que en algún momento perdamos de vista al compañero del buceo.

En todos los cenotes podemos disfrutar de espectaculares formaciones rocosas, de las estalactitas y estalagmitas de todos los tamaños. A menudo se pueden ver pez ciego, camarones, gusanos y pequeñitos peces llamados tetras.

Los cenotes más populares son Dos Ojos, Chac-Mol, Tajmahal, Ponderosa, Gran Cenote, Calavera, Carwash, Angelita. Todos tienen la entrada de luz natural, espacio para dos buzos simultáneos, distancia lineal desde superficie de 60 m, profundidad máxima de 21 m y línea de vida continua.

Me he sumergido en algunos de ellos.

Dos Ojos está situado a 48 kms al sur de Playa del Carmen. Este cenote lleva su nombre debido a sus dos formaciones en forma circular. Aquí se suele realizar dos inmersiones. En la primera llegamos a un punto, llamado la Línea de Barbie, donde un cocodrilo de goma lleva en la boca una muñeca barbie, en la segunda a una bóveda llamada Cueva de Murciélagos, en la cual podemos observar estos animalitos enganchados al techo. Durante el segundo descenso merece la pena pasar por un estrecho pasillo llamado El Túnel de Renacimiento.

Dos Ojos es uno de los sistemas más largos de la Península de Yucatán. El recorrido puede ser de 60 kms, ya que 25 cenotes están conectados a éste.

El buceo en esta caverna es muy fácil y apto para todos los niveles. En el primer ojo la profundidad a penas alcanza los 10 m, en el segundo a unos 13 m.

A la vuelta, cerca de la superficie, encontramos pequeñas frutas en el fondo, las rompemos fácilmente con los dedos y decenas de tetras se acercan para comer casi directamente de nuestras manos.

Calavera también conocido como el “Templo de la Fe”. Este cenote se localiza saliendo de Tulum dirección Cobá. Para bucear en Calavera uno debe tener el valor de lanzarse, con todo el equipo del buceo puesto, 3 m hacia el agua. ¡Merece la pena! La caverna es un gran espacio con un montículo en el centro. Aquí la aloclina es más intensa que en otros cenotes. Podemos perfectamente ver la unión de dos aguas.

Entramos 100 m adentro, oscuridad total, ramas secas de árboles, formaciones de piedra espectaculares, el cartel con la imagen de la muerte informando cuantos buzos han fallecido en cenotes. Tengo la sensación que en cualquier momento desde cualquier lugar saldrá un fantasma. Sin lugar a duda es un templo de la fe.

Al salir observamos espectacular entrada de los rayos del sol que iluminan las formaciones rocosas de una manera impresionante. ¡No doy crédito a lo que estoy viendo! ¡Es increíble lo que la naturaleza es capaz de crear!

El Gran Cenote

Es uno de los mejores cenotes para el snorkel y el buceo en caverna y cueva. Se encuentra ubicado a 4 kms de Tulum en la carretera hacia Cobá. Forma parte del sistema Sac Akún, que en lengua maya significa Cueva Blanca. El buceo en caverna es en forma circular con la profundidad máxima de 10 m.

Este cenote es muy amplio, muy cómodo para bucear, con formaciones rocosas fascinantes, estalactitas y estalagmitas increíbles. Tenemos suerte de ver pez gata, camarones, pez ciego y muchos tetras.

The Pit

Esta cueva está ubicada muy cerca de Dos Ojos a unos 5 min. en coche, conduciendo por la jungla, más adentro.

El buceo en este cenote requiere una buena forma física y un buen control de la flotabilidad. The Pit es uno de los cenotes menos visitados debido a su difícil acceso. Esto promete y garantiza la ausencia de turistas.

La aventura empieza en el momento de llegada a lo más cerca posible de esta cueva o sea, a unos 200 m. Nos equipamos y andamos hacia el cenote. Al llegar tenemos que enganchar todo el equipo a unas cuerdas e ir bajándolo despacio al agua. Luego tenemos dos opciones para entrar en The Pit: saltar con las aletas gafas y plomos puestos 6 m hacia al agua o bajar por la resbaladiza pared del cenote.

Una vez estando en el agua, nos equipamos y descendemos por los estrechos pasillos de la cueva a la profundidad de unos 40 m. Todo este esfuerzo para poder ver unos cuantos huesos largos de las piernas y una mandíbula, todavía con muchos dientes, de un maya sacrificado hace años. ¡La imagen impacta! Tengo la sensación como si estuviera participado en un descubrimiento arqueológico. Ascendemos poco a poco hacia la superficie echando un vistazo a un precioso fósil.

Al salir de la cueva nos queda la difícil tarea de subir los equipos del mismo modo como los hemos bajado y de escalar la pared. ¡Vale la pena! ¡Todo por el amor al arte!

El Eden

Este cenote está situado en la mitad del camino hacia Dos Ojos.

El Eden está rodeado de mucha vegetación. Es muy amplio, tiene la forma de hoyo redondo lo cual permite la entrada de mucha luz.

Durante casi toda la inmersión nos acompaña el efecto de aloclina. En muchas ocasiones pierdo de vista al guía. Sé que está a tan sólo unos centímetros de mí pero no lo veo. ¡Esto es increíble! No veo nada, ni contorno de sus aletas. Solamente una débil luz de su foco la cual intento no perder de la vista.

A la vuelta encontramos unos cuantos camarones, muy pequeños y casi transparentes, un pez ciego intentando esconderse, asustado por nuestros potentes focos, una especie de gusano y muchos pececitos pequeños.

Acercándonos a la salida disfrutamos de la magnifica iluminación de las formaciones rocosas por los rayos del sol que entran en el cenote. ¡La imagen es divina! Aprecio cada segundo de este increíble espectáculo alargando la salida de la caverna. Es un lujo para la vista y para la percepción. Es un paraíso sin más…


Joanna Kruk

16 de mayo de 2008

Agradecimientos especiales para Klaus y Luis del centro de buceo Playa Scuba (www.playascuba.com) por haber sido unos guías maravillosos y una fuente de información muy importante.

He compartido con vosotros muchos momentos especiales e inolvidables tanto dentro como fuera del agua. “Todo en la memoria y en el corazón” J

P.D. Noticia de última hora. Han descubierto nuevos cenotes con 40 esqueletos. Se llaman Dream Gate y Skeleton Cave. Me ha dicho Klaus que son impactantes. He visto ya el video. Habrá que verlos en persona en un futuro muy cercano.